Varios estudios confirnan que los smartphones nos vuelven egoístas

usuario de smartphone

Gracias a los teléfonos móviles estamos permanentemente conectados a los demás. Y en breve los smartphones conocerán nuestro estado de ánimo.

Pero esta nueva cohesión social no es buena del todo. O por lo menos es lo que demuestra un reciente estudio que indica que el uso del teléfono se vincula con conductas egoístas.

Y es que un grupo de investigadores de la Universidad Robert H. Smith School of Business, de Maryland, ha descubierto que, tras un corto periodo de uso de un dispositivo de este tipo, las personas eran menos propensas a participar en  acciones prosociales, aquellas en las que se ayuda a una persona o sociedad. En cambio, aquellas personas que no habían utilizado el teléfono estaban más predispuestas a realizar estas tareas.

Para ello los investigadores utilizaron a un grupo de hombres y mujeres de 20 años. El resultado fue bastante curioso: aquellos voluntarios que habían utilizado el teléfono móvil estaban más reacios a participar en actividades de voluntariado, mientras que el grupo que no utilizó un smartphone estaba más predispuesto a ayudar a los demás.

usuarios de smarphones

Foto: Kalexanderson (Flickr)

Según los investigadores, este fenómeno se produce por el sentimiento de conexión social. El ser humano necesita estar conectado con los demás, tener un grupo social. Pero gracias a los teléfonos móviles esta necesidad fundamental  queda satisfecha de una forma muy sencilla, reduciendo de forma rápida nuestra inclinación a mostrar empatía o ayudar a los demás.

El teléfono móvil genera sentimientos de conectividad con los demás, cubriendo esa necesidad  humana básica de pertenecer a un grupo social”, indica Rosellina Ferraro, autora del estudio.

Además este no es el único estudio que demuestra este curioso hecho. Investigadores de la Kellogg Graduate School of Management de la Universidad de Northwestern realizaron un experimento semejante y confirmaron que aquellas personas que tenían un fuerte sentido de pertenencia social eran más propensas a deshumanizar a los demás y, por lo tanto, tratarlos de una forma más cruel.

Y ahí no acaba la cosa. Este último estudio también ha revelado que las redes sociales, como Facebook o Twitter, han aumentado esta sensación de conexión, potenciando la deshumanización de las personas.

Habrá que tomarse en serio estos estudios antes de que nos convirtamos en máquinas. ¿O ya es demasiado tarde?

Vía: Time

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on Twitter9Share on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone


Autor: Alfonso de Frutos

Compartir en
468x60

1 Comentario

  1. Parece un contrasentido: cuanto más conectados estamos con el grupo menos nos importa el grupo. Yo pienso que es al revés, pero en fin.

    En cuanto a “potenciar la deshumanización de las personas” … la falta de empatía creo que la asociaría más a la idea que nos inculcan de ser cada vez más competitivos y a la constatación de la injusticia no tiene castigo (no hay más que ver la prensa internacional).

    Al final teléfonos y redes sociales no son más que herramientas y depende de nosotros el uso que les demos.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>